El Taj Mahal, el mausoleo que se construyó por amor.

Si hay un símbolo del amor puro y absoluto por encima de razas, religiones o culturas ese es el mausoleo del Taj Mahal. Su construcción por parte de un sultán mogol, para albergar la tumba de la que fuera su gran amor, está plagada de multitud de leyendas y ha servido durante años para mitificar el amor eterno, generación tras generación, fascinando e inspirando por igual a viajeros y escritores a lo largo de los siglos…

900

El Taj Mahal no es solo una de las maravillas del mundo moderno, es mucho más. Este complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra (India) por un emperador como mausoleo para su esposa favorita, encierra detrás toda una historia de amor.

La historia de amor

El príncipe Shahbuddin Mohammed tuvo una de las mejores educaciones de la época, había sido educado como príncipe y como místico. Aprendió gramática, lógica, matemáticas, astronomía y geología. Dominaba el árabe (la lengua del Corán) y el persa (la lengua de la Corte) y a pesar de la riqueza ilimitada de su familia nunca mostró interés por la riqueza ni los intereses de esta. Un día el príncipe se enamoró en un bazar de la princesa Arjumand, de sólo 15 años, hija del Primer Ministro de la Corte. El príncipe, impresionado por su belleza, preguntó el precio del collar de cristal que ella se estaba probando. Le respondieron que no era de cristal sino de diamantes y que valía 10.000 rupias. El príncipe pagó sin dudarlo y así conquistó de inmediato el corazón de la princesa.

A pesar de su condición de príncipe, no todos sus deseos eran tan sencillos de cumplir y las razones de estado le obligaron a olvidarse de Arjumand y tomar por esposa a alguien de su mismo rango, una princesa hija del rey de Persia. Pero el príncipe nunca pudo olvidarse de aquella joven que había conquistado su corazón y, dado que la ley musulmana le permitía tener varias esposas, cinco años después de ese primer encuentro y sin haberse visto ni una sola vez más, el príncipe pudo cumplir con su sueño y casarse con su amada. La boda tuvo lugar el 20 de mayo de 1612, con una ceremonia espectacular, en la que el Emperador nombró a Arjumand Mumtaz Mahal, La Elegida del Palacio. Su amada no era su primera esposa, pero sí la favorita.

taj-mahal3--z

El príncipe fue coronado unos años después con el nombre de Shah Jahan, Rey del Mundo y gobernó en paz. Pero unos años después de coronarse, sufrió la peor tragedia de su vida. Su amada y favorita esposa. A pesar de sus numerosos embarazos, la emperatriz acompañaba frecuentemente a su marido en sus viajes alrededor del país. En 1631, tras 19 años de feliz matrimonio y durante una visita a la campaña de Burhanpur, donde se encontraban las tropas de Shah Jahan con el objetivo de sofocar una rebelión, Mumtaz Mahal falleció repentinamente al dar a luz al décimo cuarto hijo de la pareja, una niña llamada Gauhara Begum. Antes de morir, Mumtaz le pidió a su rey que cumpliera con las siguientes promesas: que construyera su tumba, que se casara otra vez, que fuera bueno con sus hijos y que visitara su tumba cada año en el aniversario de su muerte.

El rey se quedó destrozado. Tan grande era su tristeza que se encerró en su palacio – fortaleza conocida como Fuerte Rojo de Agra. Su tristeza era tan profunda que se encerró en sus habitaciones ocho días con sus ocho noches, sin comer ni beber. A la salida, Jahan ordenó que se cumpliera el luto en todo el reino prohibiendo las vestimentas de colores, tocar música, usar perfumes y joyas y hasta llegó a prohibir la sonrisa entre los súbditos.

El cuerpo de Mumtaz fue sepultado temporalmente en Burhanpur, en un jardín amurallado conocido como Zainabad originalmente construido por el tío de Shah Jahan, a orillas del río Tapti, el emperador nunca tuvo la intención de dejarla allí sepultada. En 1631, el cuerpo de Mumtaz fue exhumado y transportado en un bello sepulcro de oro, escoltado por su hijo Shah Shuja y la Princesa Imperial Jahanara Begum, hacia la ciudad de Agra donde se encontraba el Palacio Imperial.

Tardó mucho tiempo en superar el dolor y recuperar la ilusión de vivir, pero cuando volvió a verse con fuerzas, tomó la decisión de satisfacer ese último deseo de su mujer. Mumtaz Mahal descansaría para siempre en una tumba construida especialmente para ella. El emperador tuvo muy claro desde el principio lo que quería y no escatimó ni una sola moneda en su gran proyecto. El resultado fue espectacular. Contrató a 20.000 obreros que necesitaron 22 años para construir el que sería el mejor mausoleo del mundo y un ejemplo de simetría.

Aunque fue construido con ladrillo se recubrió de un magnífico mármol blanco que fue transportado por cientos de elefantes hasta su destino. Después, se decoró finamente con todo tipo de piedras preciosas traídas desde los lugares más remotos y exóticos del mundo.  El mausoleo se denominó Taj Mahal en honor a su esposa, Mumtaz-i Mahal, por lo que a veces es considerado como una abreviatura del propio nombre de la emperatriz, pero también significa Corona del Palacio ya que, aunque se trata de una tumba, el emperador quiso ofrecerle a su esposa un palacio y una corona.

900 (1)

El destino de los enamorados

En una curva del río Yamuna se eligió el emplazamiento del increíble mausoleo. Veintidós años de construcción con los mejores materiales.  Más de veinte mil obreros participaron en la construcción de este homenaje al amor según los planos de un consejo de arquitectos procedentes de India, Persia y Asia central, aunque parece que el auténtico inspirador fue el propio emperador. El maestro de obras fue el turco Listad Isa y, cuenta la leyenda que, cuando el edificio estuvo acabado, Jahan ordenó cortar su mano para impedir que pudiese repetir una obra semejante. Las obras de construcción comenzaron en el año 1630. Por aquel entonces la India estaba dominada por el Imperio Mogol y la ciudad de Agra era la capital oficial de este inmenso imperio.

Aunque cuando alguien nombra el Taj Mahal nos viene a la mente el impresionante mausoleo, que es el edificio principal, en realidad se trata de un recinto amurallado al que se accede por una gran puerta. El Taj Mahal no se trata de un solo edificio, sino de todo un complejo de grandes dimensiones.

taj_mahal_sight_264997547

En total las 22 pequeñas cúpulas simbolizan los 22 años que duró la construcción del Taj Mahal. Dentro de este enorme espacio hay más construcciones, como dos edificios gemelos más pequeños: una mezquita para rezar y otro que se usaba como hospedería para los peregrinos. También son increíbles los enormes jardines, atravesados por canales de agua que confluyen en un gran estanque central. Embellecen el entorno y  sirven de espejo al mausoleo.

Todo el complejo se caracteriza por el orden y la simetría tanto en las construcciones como en los jardines. Todo está perfectamente organizado, dividido en cuadrantes y diseñado de forma geométrica. El mausoleo se eleva sobre una gran plataforma con cuatro estilizados minaretes (torres) que tienen una función decorativa. Aunque a simple vista no lo parezca, el gran edificio Taj Mahal es un cuadrado, pero como sus esquinas están achaflanadas, es decir, se han rebajado sus aristas, recuerda a un octógono.

taj_mahal-agra-15x850

Carretas tiradas por bueyes, búfalos y camellos llevaron hasta Agra el jade y cristal de la China, las turquesas del Tíbet, el lapislázuli de Afganistán, la crisólita de Egipto, las ágatas del Yemen, los zafiros de Ceylán, las amatistas de Persia, el coral de Arabia, la malaquita de Rusia, el cuarzo del Himalaya, los diamantes de Golconda y el ámbar del océano Indico para decorar las paredes y estancias del mausoleo. Los mejores artesanos trabajaron en los relieves decorativos y las piedras preciosas están por todas partes, tanto en el exterior como en el interior. Aparecen incrustadas en la piedra formando parte de una exquisita decoración. Tanto el interior como el exterior están elegantemente decorados, pero llama la atención que no hay ninguna pintura o relieve que represente animales o figuras humanas. Esto es debido a que el arte islámico no lo permitía. Toda la decoración es a base de figuras geométricas, motivos vegetales o textos del Corán.

01taj-mahal5

Este majestuoso homenaje tuvo, sin embargo, nefastas consecuencias para Shah Jahan quien, perdido en su afán por honrar y venerar al que fuera el amor de su vida, no reparó en costes y los cincuenta millones de rupias que finalmente gastó en su construcción, que según la valoración actual podrían suponer más de quinientos millones de dólares, le provocó caer en una ruina económica y consecuentemente en la pérdida de su trono a manos de su tercer hijo Aurangzeb en 1658. Éste, aunque le permitió seguir con vida, le confinó al encierro en el Fuerte Rojo, desde donde, enfermo y derrotado, contemplaba el Taj Mahal, su gran obra, monumento a su amada y refugio para el descanso eterno de ambos.

Sha Jahan jamás olvidó a su esposa Mumtaz Mahal y seguramente cumplió también la promesa de visitar el mausoleo cada año, en el aniversario de su muerte. Cuando falleció a la edad de 74 años, fue enterrado en el gran mausoleo y desde entonces, reposa para siempre bajo la gran cúpula, junto a su amada Mumtaz Mahal. En el centro del mausoleo, bajo la cúpula con forma de bulbo, se encuentran las tumbas de los dos enamorados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s