La magia y el encanto de San Juan de Gaztelugatxe

Un tímido islote en la inmensidad del Golfo de Bizkaia se ha hecho famoso en las listas de maravillas naturales de España. Entre Bakio y Bermeo se encuentra la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, construida encima de un pequeño islote en el mar Cantábrico y al que se accede por unas escaleras con 237 escalones. En el alto hay dos edificios: un refugio con chimenea y la capilla que según la tradición una vez alcanzada la ermita hay que tocar la campana tres veces y pedir un deseo..

from-top-steps-bridge

Los que sobretodo confían en conseguir sus deseos son los marineros bermeanos que suben o viran sus naves a babor y estribor en el mar en busca de la protección del santo al comienzo de la temporada de pesca. Según la tradición, dolores de cabeza, insomnio y hasta problemas de fertilidad son curados por el santo a los que suben a verle.

La ‘disputa territorial’ por el islote y la ermita de San Juan de Gaztelugatxe entre Bakio y Bermeo hace que cada año los bermeanos acudan hasta allí para renovar el acta de posesión. Curiosamente, desde Bermeo no es posible ver San Juan de Gaztelugatxe, que queda oculto por el cabo Matxitxaco mientras que sí se ve desde Bakio. La separación territorial va más allá y hace que las fiestas que se celebran en la ermita sean cada una de pueblos diferentes: Bermeo, Arrieta y Bakio. Además de San Juan, la Virgen de Begoña también tiene su lugar en la roca, aunque bajo el agua. En 1963 se colocó una imagen de la virgen en el fondo del mar.

Batallas entre el rey de Castilla y el señor de Bizkaia, ataques corsarios, saqueos franceses, asaltos de las tropas británicas y combates durante la guerra civil española: parece increíble que con ese bagaje se respire un ambiente tan apacible y relajante desde la ermita. Sin olvidar que, durante el periodo de la Inquisición, las cuevas del islote eran utilizados para encerrar a los acusados de herejía.

San-Juan-de-Gaztelugatxe

Castillo de roca

San Juan de Gaztelugatxe, cuyo nombre significa ‘castillo de roca’ en euskera , es definitivamente una visita obligada si vamos al País Vasco. La iglesia que vemos hoy en día desgraciadamente no es la original. A lo largo de los siglos, ha habido incendios y batallas, y la iglesia ha tenido que ser reconstruida en múltiples ocasiones. Se cree que la primera ermita fue erigida en el siglo IX. En el siglo XII, se convirtió en un convento. Sin embargo, dos siglos más tarde los frailes abandonaron el lugar llevándose todos los objetos de valor consigo.

En 1334 San Juan de Gaztelugatxe tuvo también un objetivo defensivo, protegiendo el poder del señorío de Bizkaia. Fue utilizado como baluarte contra el rey de Castilla, Alfonso XI. Alfonso XI fue humillado y obligado a retirarse en el intento de usurpar el señorío a D. Juan Nuñez de Lara. Los siete caballeros de Bizkaia lucharon contra él en San Juan de Gaztelugatxe.

En 1596, San Juan de Gaztelugatxe fue atacado de nuevo, esta vez por Sir Francis Drake y sus corsarios. Saquearon todo lo que encontraron y mataron al ermitaño que cuidaba del lugar tirándolo desde la parte más alta de la isla.

San Juan de Gaztelugatxe también desempeñó un papel, aunque no fuera principal, durante la Inquisición española. Las brujas y sus reuniones nocturnas conocidas como ‘akelarres’ en euskera, siempre han formado parte de la mitología vasca. Por esta razón, la iglesia católica dedicó mucho de su tiempo durante la Inquisición a la caza de brujas en esta zona. Rumores afirman que muchos de los acusados de brujería eran encerrados en las cuevas de San Juan de Gaztelugatxe.

La iglesia continuó deteriorándose con los años hasta ser finalmente demolida en 1886 y reconstruida completamente. Desgraciadamente, durante el proceso de demolición, todos los objetos y artefactos encontrados en el suelo, tal y como monedas y bolas de cañón, fueron lanzados al agua.

basque-hermitage-spain-san-juan-de-gaztelugatxe-shutterstock_221215585-jose-maria-luis-ai

Culto a San Juan Bautista

La iglesia católica celebra el nacimiento de San Juan el 24 de junio coincidiendo con el solsticio de verano, que siguiendo antiguas costumbres paganas se acompañan de grandes hogueras, rituales acuáticos y vegetales que señalan el día más largo del año

Juan Bautista fue decapitado por orden de Herodes a petición de Salomé y su cabeza colocada en una bandeja fue entregada a la hija de Herodiades.  Según la leyenda Herodes temiendo la resurrección de San Juan si se enterraban juntos su cuerpo y cabeza, mandó sepultar su cuerpo en Manqueronte y la cabeza en Jerusalén bajo los muros del palacio Real.

Las crónicas medievales cuentan que la cabeza después de múltiples vicisitudes llegó hasta Aquitania. La presentación de la cabeza del Bautista tuvo lugar a pocos kilómetros de la Rochelle en el año 1010 en presencia del rey de Francia Roberto el piadoso, el rey de Navarra Sancho el mayor y muchos nobles y obispos. A partir de ese año el culto a la cabeza del Bautista se difunde, con el apoyo expreso del rey navarro que en 1025 reorganizó su reino y mandó edificar en los Pirineos el monasterio de San Juan de la Peña.

Fue en el año 1053 que Don Iñigo López, primer Señor de Bizkaia donó el castillo de Gaztelugatxe al monasterio de San Juan de la Peña en Aragón. Algunos autores afirman que allí hubo un monasterio de templarios, y posteriormente fue habitado por canónigos premostratenses. Años más tarde en 1162 quedó en manos de la propia la orden religiosa católica, quienes se encargaron de trasladar hasta Gaztelugatxe alguna reliquia de la cabeza de San Juan Bautista, que a día de hoy se conserva en el relicario que se da a besar en los grandes días de fiesta, pero la imagen más venerada del templo es la cabeza de San Juan depositada en una bandeja.

En 1330 los frailes abandonaron la ermita llevándose a Salamanca toda la documentación, reliquias y joyas del santuario. Se han intentado localizar pero sin resultado; cabe pensar que podrían haber pasado al archivo histórico de Madrid.

carlos_olmedillas2

La última peripecia que sufrió la iglesia de Gaztelugatxe fue un incendio intencionado el en 1978. Los autores del sacrilegio arrojaron la venerada cabeza del santo por las peñas donde fue hallada unos días más tarde y trasladada para su custodia, al convento de los franciscanos de Bermeo para ser reconstruida. A partir de esta fecha se constituyó la ‘Comisión pro-reconstrucción de San Juan’, apoyada por voluntarios que mediante una recaudación de fondos y en menos de dos años reconstruyeron el santuario, inaugurándose el 24 de junio de 1980.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s